lunes, 9 de abril de 2012

Educación sexual católica (parte 3)

Como vengo haciendo desde hace dos semanas, continúo contándoles detalles de la revista Educación Integral de la Sexualidad. Orientaciones para padres, que el Consejo Superior de Educación Católica (CONSUDEC) distribuye entre los padres de alumnos de las escuelas confesionales.

Vergüenza y temor al placer

En la p. 14 hay una sección sobre el pudor y la intimidad, en la que se habla de la masturbación infantil. Los pasos recomendados a seguir son, según la gravedad y persistencia del asunto:
  1. desviar la atención de los niños para que hagan otra cosa;
  2. asustarlos diciéndoles “que pueden lastimarse o irritarse” (lo cual es cierto pero no demasiado probable);
  3. “analizar” (es decir imaginar, puesto que los padres, salvo que sean expertos en el tema, no pueden hacer un análisis serio) si lo hacen por aburrimiento, enojo o angustia (no puede ser por placer);
  4. consultar a un profesional si lo hace en público o si deja de jugar con los otros chicos para hacerlo (dos cosas de una gravedad totalmente distinta).
Más adelante aparecen “las primeras preguntas” acerca del sexo. Aquí hay algunos buenos consejos (buenos en mi opinión y creo que en la de casi todos, quiero decir, no buenos para fanáticos religiosos) rematados con una anécdota llamativa. Un chico de 9 años le pregunta a su madre qué es el sexo oral; la madre le prohíbe volver a preguntarle eso, y luego se da cuenta de que se equivocó al cortar así la comunicación con el chico. “Es bueno indagar qué saben y animarnos con la mayor delicadeza e idoneidad a responder siempre”, dice acertadamente la revista. Pero la respuesta al ejemplo no aparece, ni siquiera como sugerencia. ¿Qué es el sexo oral? Siguiendo la lógica planteada en otras partes de la revista, no se le puede explicar en detalle, porque el chico querrá probar. Se le tendrá que decir que es una actividad inmoral, que aunque sea libre y dé placer sin perjudicar a nadie, no puede permitirse. Ningún chico podrá entender esto sin recurso a una amenaza sobrenatural u otra mentira semejante.

Continuará…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dejá tu comentario sobre el tema de este post aquí. Por favor, utilizá un nombre o seudónimo. Si querés opinar o hablar de otro tema, usá el Buzón de sugerencias.