jueves, 10 de julio de 2008

Alerta 27: Hagamos el Rosario, no la guerra

Apenas un titular: Rezo del Rosario jugó papel vital en rescate de secuestrados colombianos (ACI, 9 de julio de 2008, refiriéndose al rescate de Ingrid Betancourt y otras 14 personas retenidas como rehenes por las FARC).

Lo tuve que leer dos veces, y no es un cliché, realmente lo tuve que leer dos veces porque pensé que había leído mal, que nadie podía ser tan obscenamente arrogante o tan inmoralmente desagradecido. Después me reí un poquitito, como se ríe uno a veces involuntariamente por nervios incluso en momentos poco apropiados. Y después me subió la bilirrubina.

¿Qué mierda se creyeron estos beatos, que en su mayoría nunca levantaron un dedo por la libertad de los rehenes, que nunca se hubiera puesto en el lugar de uno de ellos, que jamás han hecho nada real por nadie? ¿De dónde sacaron que su triste recitado de un mantra sin sentido durante años puede haber ayudado a un soldado o a un espía a infiltrarse en un grupo terrorista para rescatar a 15 prisioneros, con riesgo de sus vidas? ¿Cómo pueden autofelicitarse por estar de manos cruzadas? Esto es de una presunción increíble.

Por otro lado... Tres años y miles de personas rezando, ¡y apenas lograron liberar a 15 personas! O Dios es medio sordo o es sumamente ineficiente. Ahora van a decir seguramente que Dios tenía un plan para Betancourt, que antes, como dice el artículo, era "católica no practicante" pero ahora reconoce que su liberación "fue un milagro de la Virgen". Y la Virgen, ¿por qué no evitó que las FARC secuestraran o mataran a otras miles de personas? Todos estos años, Ingrid, parece que te han enseñado muy poco y te han ablandado mucho. Es comprensible en tu caso, pero a ver si les decís a estos santurrones que se atribuyen tu salvación que no sean tan idiotas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dejá tu comentario sobre el tema de este post aquí. Por favor, utilizá un nombre o seudónimo. Si querés opinar o hablar de otro tema, usá el Buzón de sugerencias.