martes, 17 de marzo de 2009

Donde respondo a críticas

Este es un post especial. Le respondo a Cristián Yáñez Durán, que dejó un comentario con muchos puntos de protesta en el post sobre Radio Cristiandad donde critico a cierto grupo de católicos integristas (el comentario habla de todo un poco de lo que aparece en este blog, no de ese tema específico). Transcribo aquello a lo que voy respondiendo para que sea más claro.
1.- Aparte de basarte en un argumento de “autoridad”: la cita de Weimberg, quien no tiene la menor competencia en el ámbito religioso (es competente, o tiene cierta autoridad, en una ciencia particularísima, la física y punto), tus sentencias adolecen de petición de principio: la religión es mala.
Es tu dogma fundamental, no admites cuestionamiento en ese punto. Si no puedes dar razón de él es absolutamente irracional. De no sostenerlo, toda tu argumentación se derrumba.
Ejemplos:

“…es una denuncia constante de los males que la religión le causa a las personas…”

“Todas (las religiones) son en último término dañinas para la mente humana, porque parten de dogmas sin fundamento o de simples falsedades”

“La religión es un insulto a la dignidad humana. Con o sin religión siempre habrá buena gente que hace cosas buenas y mala gente que hace cosas malas. Pero hace falta religión para que la buena gente haga cosas malas”
La primera equivocación (quiero pensar que es una equivocación y no un intento de hacer ver a propósito mi posición como lo que no es) es decir que me baso en una cita (la de Steven Weinberg que aparece en mi post inaugural) para argumentar. El punto más fácil de rebatir es que yo no cito a Weinberg como argumento ni porque esté de acuerdo con él; los cristianos hacen eso con la Biblia o con la palabra del Papa (según su secta) pero yo no creo en esa clase de utilización de la palabra.

Lo cierto es que no necesito que Steven Weinberg o nadie más me diga que la religión es mala, porque yo he llegado a esa conclusión independientemente; de hecho, cada una de las "alertas" que posteo y que dan nombre a este blog está orientada a mostrar a los demás la clase de cosas que me hicieron concluir que la religión es (en general y en último término) dañina.

Estoy más que dispuesto a admitir que ciertos principios religiosos son benéficos, y que muchas personas, inspiradas por esos principios, han hecho bien a los demás y a la humanidad, pero en primer lugar, para hacer publicidad de las buenas obras las mismas religiones se bastan y sobran, y en segundo lugar, creo (es una creencia axiomática mía, lo confieso; ustedes dirán si la comparten o no) que la verdad es el mayor valor, y que todas las religiones falsean, distorsionan y ocultan la verdad, hasta donde podemos percibirla. Quizá alguna religión tenga la Verdad Absoluta escondida por ahí, pero examinando sus proposiciones con rigor uno no puede menos que echarla en falta.

Sigo con los cuestionamientos:
2.- “esa omnipresente e indebida interferencia de la religión en las vidas de millones de argentinos”

Podrías explicar:
¿Por qué es una interferencia?
¿Por qué es indebida?
¿Por qué siendo mayoritariamente católicos (religión que consiste en una forma de vida) los argentinos no es evidente que su cultura esté impregnada de su religión y que ella influya en cuanto hacen?
La Iglesia Católica interfiere, utilizando su poder de presión política, con las vidas de millones de argentinos (la mayoría, en realidad) que no adhieren a sus doctrinas sobre temas como la educación sexual, la disponibilidad de anticoncepción libre y gratuita, y la posibilidad de que sus legisladores siquiera debatan leyes relativas al aborto. Es una interferencia indebida porque la Iglesia Católica no fue elegida por el pueblo para imponer doctrinas, y no es representativa de la mayoría de los argentinos en este respecto.

Recojo el último punto, aunque está mal redactado, porque me parece importante lo que quiere comunicar. Según Cristián, si una religión es mayoritaria y está impregnada en la cultura de un pueblo, entonces su influencia en ella no es indebida. Esto insinúa que la mayoría debe imponerse a la minoría, y la imposición cultural debe ser aceptada. Como más tarde Cristián cuestiona la democracia, lo pongo aquí como contraste. En una democracia verdadera, las minorías deben ser escuchadas y protegidas, no silenciadas bajo el peso de las mayorías.
3.- Resulta inconsecuente reclamar una estricta privacidad al catolicismo (ampliamente mayoritario en argentina) pero no así a la democracia, que es otro de tus dogmas “religiosos”, porque es evidente que no admites otro régimen político. O sea, según se infiere, sostienes que la mayoría democrática si puede imponer sus preceptos a toda la sociedad pero la mayoría religiosa no. ¿Por qué?
(Notemos que se usa la expresión "dogma religioso" casi como un insulto. Qué revelador: esto parece querer decir que las religiones tienen derecho a imponer cosas sin admitir discusión, pero el resto de los estamentos de la sociedad no.) La democracia, como decía Churchill, es el peor de los sistemas de gobierno con excepción de todos los demás. Tiene sus fallas, pero es infinitamente mejor que la imposición de una opinión mayoritaria religiosa, entre otras cosas porque la religión tiende a considerar a las minorías como heréticas y a los disidentes como inmorales (o amorales), pasibles de persecución y represión.

Más todavía, como la religión no se basa en datos objetivos de la realidad sino en mitos, interpretaciones volubles y caprichos de los líderes religiosos (hoy proclamo una doctrina, mañana la suavizo con una encíclica, pasado hago que nunca existió, pasado mañana la resucito por conveniencia política), es bastante fácil que un sistema donde la mayoría religiosa dicta las normas a la minoría degenere en un totalitarismo. (Esto vale, por supuesto, para toda ideología... lo digo por el comunismo y el nazismo, y no empecemos con eso otra vez.)

La democracia considera a las minorías como opiniones alternativas; la religión en el poder relega a las minorías, las excomulga, las exilia, las condena al silencio, las quema en la hoguera, las apedrea, les da latigazos, o en el mejor de los casos las condena a un estatus de ciudadanía de segunda clase.
4.- Criticas al régimen militar argentino; sin embargo, defiendes el asesinato de inocentes no natos. Salvo que demuestres racionalmente que un niño no nacido no es un ser humano; o bien, que su madre tiene derecho asesinarlo. Otro de tus dogmas, el derecho al aborto.
He discutido sobre el aborto en otro lugar y no voy a debatir aquí. Lo que digo y repito es que la discusión sobre el aborto no puede y no debe pasar por parámetros religiosos. Digo lo mismo que dije cuando un obispo brasileño comparó los abortos con el Holocausto: la comparación es un uso falaz y desagradable de un evento que puede ser trágico (por ejemplo, una niña de nueve años, embarazada por un violador, obligada a abortar para no morir) con uno que fue monstruoso y donde las responsabilidades están bien claras.

El régimen militar argentino, en cuanto a su justificación moral, no admite demasiados matices. No hay discusión seria sobre si fue una dictadura asesina, sangrienta, brutal e innecesaria. Ni siquiera es posible discutir, con pruebas históricas en la mano, el hecho de que mintieron, que inventaron un enemigo como justificativo para perpetuarse en el poder, y de que además de usar el terror para acallar al país aprovecharon para robarse todo lo que pudieron.
5.- Otro dogma, tu prejuicio peyorativo acerca de la “Edad Media”. ¿Qué entiendes por Edad Media? ¿Cuántas obras serias has leído al respecto? Me imagino que habrás leído a lo menos a Gilson, Heers, Duby, Pernaud, Huizinga, Grabar, Panofsky, Ghika, Vázquez de Mella, etc. y que posees una acabada comprensión del entramado cultural de una época tan difícil de enmarcar cronológicamente como el “medioevo”. ¿O crees que duró del 495dc hasta1492?
Me rehúso a caer en la trampa. Me confieso desconocedor de casi toda la literatura de y sobre la Edad Media. Conozco lo que puede saber cualquier persona medianamente educada: sé que en la Edad Media cristiana se perdieron las obras de los filósofos clásicos, que fueron recuperadas por Europa mucho después a través de los árabes (antes de que estos cayeran en su propia Edad Oscura, de la cual no han salido), que en ella nació la persecución legal y popular contra los judíos; que entonces fue cuando se institucionalizó el castigo a todo aquel que pensara distinto de lo que la religión oficial mandaba; que en ella se dieron las Cruzadas, masivas tropelías ideadas por los nobles para apoderarse de tierras lejanas o para librarse de sus hermanos menores, en las que centenares de miles de inocentes fueron asesinados. Sé que en la Edad Media se creó y afianzó el sistema feudal, por el cual el 99% de la población fue condenada a la pobreza, al hambre, a las enfermedades, al analfabetismo y a la abyección y sumisión más completa para que el 1% restante, amparados en su "derecho divino", disfrutaran de lo que sus súbditos producían. Sé que durante la Edad Media toda innovación científica fue resistida, y que sólo al salir de ella comenzó lo que hoy vemos: el progreso constante y acelerado que hizo que nuestras vidas fueran más largas, mejor nuestra salud, más abundantes nuestras comodidades materiales, y más amplios nuestros horizontes mentales. Y sé que las partes del planeta donde todavía imperan condiciones semejantes a las de la Edad Media europea son las más pobres del mundo y las más asoladas por la enfermedad y la guerra.
6.- Sostienes que “…no me creo el verso relativista de que todas las opiniones tienen la misma validez…”; ergo, cuál es el criterio para sostener la mayor o menor validez de una opinión.
Para ponderar la validez de una opinión hace falta un criterio de verdad; o sea, creer en la verdad. ¿Crees que exista la verdad?
Si digo que no, estaría mintiendo; si digo que sí y propongo un criterio, me pedirás que te dé un respaldo infalible e inamovible para ese criterio... y no lo tengo. Nadie lo tiene. Los que creen en Dios usan ese nombre-concepto mágico (y sus inagotables derivaciones) para ese propósito, pero yo no tengo esa salida fácil.

Mi criterio de aproximación a la verdad es racional y científico. Si proponés que X, entonces pido pruebas de que X, pruebas que sean verificables por cualquiera y que puedan ser falsables. Este criterio tiene muchísimas limitaciones. Uno tiene que aprender a vivir con ellas.

Lo que quiero decir contra el relativismo es lo siguiente: si tu opinión (fundamentada en las doctrinas de la religión que profesás y/o en las tradiciones de tu cultura) es que las mujeres son intelectualmente inferiores a los hombres y están destinadas a servirles, y mi opinión es que los hombres y las mujeres son iguales en este sentido, yo no voy a aceptar que me vengas a decir que te estoy discriminando o persiguiendo tus creencias si defiendo que la ley te imponga el trato igualitario de hombres y mujeres. Voy a luchar por mi opinión, porque la considero factualmente correcta, más moral y mejor para la sociedad, y trataré cualquier apelación a tus creencias religiosas o a tus tradiciones como una excusa.

El relativismo debe servir para la convivencia de las personas y las comunidades, no para preservar de la crítica a las costumbres deplorables de ciertas personas y comunidades. Amparados por el relativismo, hoy hay comunidades donde niñas pre-púberes son casadas y obligadas al sexo con hombres mayores, donde los niños no tienen permiso para leer nada que no sea la Biblia, donde se tolera que se deje morir a una persona antes que recibir una transfusión de sangre, y donde se permite propalar ante un público sin educación la peligrosísima idea de que ciertas vacunas causan autismo.
7.- Me imagino que serás bastante versado en metafísica y en especial en una de sus disciplinas, la teodicea o teología natural (¿Entiendes la diferencia entre ésta y la Sagrada Teología (o Teología Sobrenatural)). Esto es, distinguir claramente que admitir la existencia de Dios no equivale a tener Fe.
De no ser así, con qué autoridad y rigor intelectual pretendes criticar la religión.
Nuevamente me rehúso a caer en la trampa. De teología no sé nada excepto que, si Dios no existe, es una disciplina vacía, una ciencia sobre nada. Y Dios no se ha presentado para atestiguar que sí existe. (De ser así, ¿quién dudaría?)

La religión es un hecho de este mundo, y por lo tanto puedo observarlo y criticarlo como me parezca. Hasta ahora ningún teólogo o metafísico se ha acercado a este blog a rebatirme. Quizá sea porque yo no me ocupo de discutir la existencia de Dios ni me interesan los problemas metafísicos de la fe, excepto por sus consecuencias mundanas. Dicho de otra forma, concedo que el dios de los cristianos podría existir, y hasta concedo que la fe podría ser necesaria para llegar a un mejor entendimiento de la realidad, pero no creo que sea así, y en último término no importa. Si me cae una viga de acero en la cabeza, me es indiferente que esa viga obedezca la ley de la gravedad newtoniana o una síntesis aun no descubierta de la relatividad general y la mecánica cuántica; el hecho concreto es el mismo.
8.- Es de elemental honestidad intelectual juzgar a las instituciones por sus cumbres y los principios que las inspiran, no por las miserias producto de la infidelidad con esos principios.
Eso es pura evasión. Esas "cumbres", ¿cuáles son, y según quién se juzgan? Y esos principios, ¿alguna vez los veremos en práctica, en su forma pura y más elevada, fuera de la mitología fundacional? Por lo demás, lo que decís se podría aplicar al comunismo soviético tanto como al cristianismo (y algo me dice que no te gustaría esa comparación).
9.- Resulta deshonesto pretender ser racional y tolerante y sostener un blog que promueve la apostasía; en pocas palabras, que promueve la desaparición de la religión. Pretender la aniquilación de algo se llama odio. Es claro que tu blog promueve el odio antirreligioso. Y promover el odio, habitualmente, constituye la conducta propia de un fanático.
Un non sequitur tras otro. Este blog promueve la apostasía en Argentina como ejercicio de libertad de asociación y de culto, y también haciendo uso de la libertad de pensamiento y de expresión para rechazar públicamente ciertos principios contrarios a las ideas de quien suscribe y de una mayoría de los argentinos. Si la apostasía del catolicismo fuera total o al menos masiva, la religión católica desaparecería, es cierto, pero no sería "aniquilada" sino por sus propios miembros en dispersión.

Debo pedirte, si quieres ser honesto, que te retractes de tu afirmación de que promuevo el odio antirreligioso. Jamás he pregonado aquí el odio a un grupo generalizado; sí promuevo que se luche por todos los medios legales contra ciertas ideas y ciertas personas y grupos bien identificados. No me preocupa criticar duramente e insultar y burlarme de quienes causan un gran sufrimiento a otros seres humanos, cuando ellas mismas incitan al odio o muestran un desprecio profundo por la dignidad humana, como suele ocurrir con los verdaderos fanáticos.

Basta con que compares los comentarios de este blog con los que puedes ver en los foros y comentarios de cualquier sitio web religioso. Aquí casi nada es censurado excepto que sea absolutamente disruptivo o bien irrelevante. Aquí se publican opiniones de toda clase, incluyendo críticas, y se debaten, aunque en verdad éste no intenta ser un foro de debate. En los foros, blogs, agencias de noticias, etc. religiosos, donde he intentado participar, las opiniones son vigiladas, censuradas y uniformizadas.

Aquí te he respondido, invirtiendo un buen rato de mi tiempo, dicho sea de paso, y aunque pueda no gustarte el tono, el contenido apunta a que mi postura te quede clara, no a silenciarte. Si yo intentara postear nueve párrafos de crítica ateísta en un foro religioso, tendría suerte de que me lo publicaran, y de ser así, apostaría lo que fuera a que recibiría más insultos, maldiciones y amenazas sobrenaturales que respuestas claras a mis cuestionamientos.

Y otra cosa: ésta es mi respuesta definitiva. Si querés responder, que sea pronto y que se remita al detalle, porque como te dije, no me interesa debatir, sino solamente aclarar lo que ya he dicho y lo que quizá no se ha entendido. Así como no espero cambiar tus concepciones metafísicas más arraigadas con un par de párrafos de texto, tampoco esperes que yo lo haga; al menos en mi caso, no es el objetivo buscado. Saludos...

12 comentarios:

  1. Relig pero no zonzo17 de marzo de 2009, 9:46

    Por que tanto problema con la religiòn ,están pagos para que la crisis no se vea y la gente se entretenga?

    ResponderEliminar
  2. Y el ganador del premio al Comentario Más Tonto es...

    ResponderEliminar
  3. Pablo, te descubrieron, nos descubrieron.

    Confesá. Entregate.

    ResponderEliminar
  4. Deberías hacer un concurso o algo y darle un premio al comentario más tonto del mes :P

    ResponderEliminar
  5. Pablo, leo tu blog hace algún tiempo y hace un rato fui al link de Radio Cristiandad, son de terror!!! De a poco se les va cayendo la máscara.
    Saludos

    Gisela

    ResponderEliminar
  6. Hola Pablo, me llamó la atención este comentario y me tomo la libertad de realizar una pregunta al respecto al quién lo realizó:

    7.- Me imagino que serás bastante versado en metafísica y en especial en una de sus disciplinas, la teodicea o teología natural (¿Entiendes la diferencia entre ésta y la Sagrada Teología (o Teología Sobrenatural)). Esto es, distinguir claramente que admitir la existencia de Dios no equivale a tener Fe.
    De no ser así, con qué autoridad y rigor intelectual pretendes criticar la religión.


    Al mencionar ésto, supongo que esta persona sí tendrá los conocimientos necesarios para soltar tremenda afirmación: admitir la existencia de Diso no equivale a tener fe, lo cual a contrario sensu significa que derivado de los estudios que menciona se pueden concluir que existe una prueba de su existencia de Dios toda vez que lo que no se basa en fe, se basa en evidencias.

    Bueno: ¿cuál es esa evidencia y qué procedimiento nos lleva a concluirla?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Pablo (el otro, el inteligente)18 de marzo de 2009, 13:24

    Niños, niños. También creo que la religión es una payasada pero lo que está haciendo mi tocayo es deprimente. Porque estos larguísimos post pseudointelectuales sólo lo leen los que están de acuerdo con él. No es como que vaya a ser el nuevo Nietzsche o algo así. Voy a ver si encuentro algún blog productivo que me enseñe recetas de cocina o nuevas posiciones del kamasutra. Vivan y dejen vivir. No piensen tanto, mejor hagan algo productivo con sus vidas. (Lo dice alguien que en este momento no tiene nada mejor que hacer que darles un consejo para que no se hagan malasagrangre al divino botón). Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Que te vaya bien, imagino que encontrarás más productiva una página con imágenes cachondas del Kamasutra que desempolvar los sesos.

    Por cierto interesante adjetivo: "el inteligente"... ¿Te sabes el refrán: "dime de qué presumes y te diré de que adoleces"?

    ResponderEliminar
  9. "...estos larguísimos post pseudointelectuales sólo lo leen los que están de acuerdo con él..." ¿No te das cuenta, mi "inteligente" tocayo, de que este post es justamente una respuesta a alguien que leyó este blog y no estuvo de acuerdo conmigo?

    Hay quienes, como no pueden mantener sus neuronas funcionando más que treinta segundos antes de que se sobrecarguen, protestan cuando un texto les lleva más que eso para leer. Por eso la gente que usa el calificativo "larguísimo" como crítica siempre me ha parecido un poco tonta.

    ResponderEliminar
  10. Me encanto esta seudofilosofia del amigo del blog, dice mucho y no dice nada, casi casi parece una tesis para ser ministro de economia en cualquier pais sudamericano. Eso si cualquiera pensaria que atras de su pensamiento hay un gran discernimiento, puro gamelote decimos en Venezuela, o sea puro bagazo nada queda. Duda menos, cuestiona menos, cree más y dejate arropar por Dios.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Pablo (el troll) dijo:

    "Porque estos larguísimos post pseudointelectuales sólo lo leen los que están de acuerdo con él. "

    Sólo hay dos posibilidades: O bien vos lo leíste completo, en cuyo caso te autocontradecís, o bien no lo leíste completo, en cuyo caso tu opinión sobre el mismo es irrelevante.

    ResponderEliminar

Dejá tu comentario sobre el tema de este post aquí. Por favor, utilizá un nombre o seudónimo. Si querés opinar o hablar de otro tema, usá el Buzón de sugerencias.