viernes, 27 de febrero de 2009

Alerta 75: Y dale con la apostasía

Ateos disconformes, como los llama el diario mendocino MDZ Online, van a renunciar a sus bautismos, tanto en Mendoza como en el resto del país. En Mendoza lo van a hacer el martes 3 de marzo por la tarde, presentando sus cartas de apostasía que serán enviadas al arzobispo de esa ciudad, José María Arancibia.

La "disconformidad", por supuesto, apunta a que la mayoría de los ateos argentinos somos hijos de padres católicos que creyeron su deber bautizarnos, haciéndonos así socios vitalicios del club social más grande y más siniestro de la historia. La apostasía en sí es poca cosa; lo importante es la reivindicación de la libertad y el rechazo expreso a las doctrinas de la Iglesia Católica, que no nos representa (y de hecho, no representa más que a un porcentaje mínimo de los bautizados).

Mendoza es notable por ser la cuna de Luis Triviño, quien recientemente publicó un libro (uno de poquísimos en Argentina) dedicado al ateísmo.

La iniciativa de apostasía colectiva empieza a tomar vuelo. Los ateos rosarinos, hay que decirlo, estamos todavía un poco quedados a ese respecto. Nos vendría bien un Luis Triviño de por aquí, y ya que estamos, otra nota en La Capital...

lunes, 23 de febrero de 2009

Inconsciente

¿El hombre, animado por una fuerza oscura que surge del inconsciente? Esto contradice el libre albedrío, tan necesario para los cristianos con el fin de volverlos responsables, por lo tanto culpables y, en consecuencia, merecedores de castigo... ¡Tan útil también para
justificar la lógica del Juicio Final! ¿Freud y sus descubrimientos? No
creíbles... ¿El psicoanálisis? Imposible...


Michel Onfray, Tratado de ateología, 2.II.7

sábado, 21 de febrero de 2009

Alerta 74: "Jesús murió de gordo a los 40"

"Jesús murió a los 40 años y porque estaba gordo". "La Virgen María quedó embarazada a los 15 años por un compañero de clase". Uno casi puede imaginar el bocado atragantándose y los ojos saliéndose de las órbitas de miles de devotos cristianos al escuchar al humorista israelí Yair Shlein decir estas cosas en su programa.

Por supuesto, los líderes católicos reaccionaron instantáneamente a estas blasfemas declaraciones, y en la blogosfera ya comenzaron las muestras de envidia de la fatwa que caracterizan a estas almas caritativas que siguen el precepto de "volver la otra mejilla" de una manera que yo no logro entender. La blasfemia es, por definición, un crimen sin víctimas (¡ni siquiera se ha dañado a una galletita!) pero por el tono de las molestias uno creería que alguien acaba de secuestrar al Papa y amenaza con matarlo, o que se ha dicho al aire algo realmente gravísimo y muy ofensivo como (digamos) que no existió el Holocausto...

Los seres humanos adultos y mentalmente maduros no gritan y chillan cuando les dicen que Dios no existe o que el capitalismo es un sistema explotador o que el calentamiento global no es causado por el hombre o que la homeopatía es un fraude (por mencionar sólo cuatro ideas que cuentan tanto con leales fanáticos como con fanáticos detractores). Esto es una tormenta en un vaso de agua, gente.

PD: El Vaticano ya ha logrado lo que siempre busca en estos casos, vale decir, la supresión de lo que no le gusta ver. Tras las protestas del nuncio apostólico, el programa fue censurado por la cadena televisiva (incluso aunque el humorista se disculpó por su exabrupto). Bueno sería si todos tuviéramos el poder de presión del Vaticano: en televisión sólo quedarían programas de cocina y anuncios de Coca-Cola.

miércoles, 18 de febrero de 2009

El poder de la fe: comentarios

Este post es en respuesta a los comentarios de un lector, Philip Muller, a la cita de Dawkins ("El poder de la fe") que publiqué el sábado pasado.

En resumen, Philip dijo que "si… el ateísmo no es cierto al 100%, no descartaría considerarlo también una fe. Y creo que en la actualidad es él el que inmuniza a las personas a la voz de la razón o de la propia humanidad". Al pedirle yo un ejemplo de esto, Philip dijo:
Bueno... la Unión Soviética o el nazismo me parecen grandes ejemplos de regímenes ateos que, de momento, han causado más mal que el terrorismo islámico. Y los grupos terroristas son bastante reducidos, me temo: no son todos los musulmanes.
Quería responder a todo esto, pero una réplica en la sección de comentarios no habría sido suficientemente visible, y me pareció interesante debatir/rebatir con cuidado lo que dice Philip.

Primero reitero mi respuesta al primer comentario, sobre el ateísmo como fe. Esto es algo que algunos creyentes religiosos afirman una y otra vez, como si así fuera a transformarse en cierto, pero no lo es. Habrá ateos que son fanáticos anti-religiosos, que furiosamente niegan a Dios, pero son una minoría y sospecho que muchos no son ateos, sino teístas rencorosos.

El ateísmo no es más que la ausencia de creencia en Dios. En muchos esta ausencia sigue a un abandono de una creencia anterior, por la simple razón de que casi todos los seres humanos hemos sido indoctrinados, pero abandonar una fe no conduce automáticamente a abrazar otra.

Por otro lado, aceptar una idea de la que uno no está 100% seguro no implica que uno tenga "fe" en ese algo. Si un hecho es objetivamente probable, uno tiene razones (es decir, motivos racionales) para aceptarlo como cierto, en la práctica. De la misma manera, si algo es muy improbable, no es necesario un salto de fe para considerarlo falso.

Aclarados esos puntos, que son académicos, paso al otro, que es de naturaleza difamatoria: el tema del ateísmo como motor de regímenes de terror.

El nazismo no fue un régimen ateo. Eso es una gran mentira que ha sido ampliamente documentada como tal y sin embargo se la sigue repitiendo. Cualquier libro de historia bien escrito muestra que uno de los grandes motores del nazismo (el antisemitismo) tiene orígenes cristianos, comenzando por la desafortunada versión del evangelio de Juan, siguiendo con las Cruzadas y continuando con los pogroms. El nazismo, en tanto base religiosa, incluía un revival de la mitología nórdica y a los mitos germanos. Entre sus filas se contaban neopaganos y furiosos anticristianos, así como cierta clase de cristianos fervientes.

Hitler fue criado como católico y nunca renunció públicamente a su fe (de hecho, en privado la reafirmó). En sus discursos usó a Cristo como ejemplo de luchador inspirado por Dios... contra los judíos. La Wehrmacht adoptó la frase Gott mit uns ("Dios con nosotros") como divisa. Hitler habló y escribió sobre la fe religiosa como sostén moral de la nación. No me parece que eso lo haría un régimen ateo, o al menos un régimen que actúe en nombre del ateísmo.

El gobierno nazi contó con el apoyo de grandes sectores del catolicismo y el protestantismo, tanto de los fieles comunes como de la jerarquía, con unas pocas valientes voces en desacuerdo. El Vaticano firmó un Concordato con Alemania y sólo condenó mucho después el tratamiento hacia los judíos. Se puede argumentar que el Papa simplemente actuó más como político que como líder religioso; pero hubiera sido inconcebible que el Papa pactara con un dictador ateo o con un régimen ateo. Hitler fue apoyado por la Iglesia Católica precisamente porque era visto como un baluarte contra el comunismo soviético.

El régimen soviético, que era oficialmente ateo, no mató gente en nombre del ateísmo. Mató disidentes, mató opositores políticos, y mató para imponer terror. Lo que no se podía, en Rusia, era ser públicamente más leal a una iglesia o culto que al plan de gobierno. Esto ponía automáticamente a las iglesias organizadas en contra del régimen, porque las iglesias exigen lealtad. Como Bertrand Russell dijo luego, lo que hace incompatibles al cristianismo y al comunismo no son sus diferencias, sino sus parecidos: ambos son sistemas que requieren la sumisión total y prometen la salvación.

Hitler y Stalin instituyeron cultos de personalidad cuasi-religiosos dentro de un sistema totalitario que no permitía la libertad de pensamiento. Si suprimieron la religión fue porque era una competidora por el control de las mentes y los corazones de la gente, no por un desacuerdo ontológico sobre Dios.

Con respecto al terrorismo islámico, la situación es ésta: efectivamente sólo una pequeña fracción de los musulmanes son terroristas, pero es indudable que una fracción nada despreciable los apoya, y una inmensa mayoría no los condena e implícitamente les brinda legitimación; de hecho recurren a indignarse y gritar "¡islamofobia!" apenas se menciona el tema, como si todo fuera fruto del prejuicio y no tuviera nada que ver con los brutales asesinatos de los jihadistas.

Más aún, en ciertos lugares que tristemente todos conocemos parece haber una provisión ilimitada de jóvenes dispuestos a suicidarse como "mártires", y no ha surgido (es decir, no ha tenido éxito en hacerse público, si es que existe) ni un solo movimiento pacifista que se les oponga a ellos y a los líderes religiosos que los alientan.

Dice Philip también en su comentario: "Me parece muy sensato todo lo que dices. Sólo me ha molestado que no especificaras a que te referías cuando Dawkins habla de "fe": hay un salto grande del Islam al cristianismo." Es que el salto, que es grande sin duda (unos seis siglos diría yo), es cuantitativo, no cualitativo. Hay muchos cristianos que cometen violencia, en nombre de su religión, contra los que no creen en ella. Hay cristianos que disculpan el abuso de menores de parte de líderes de su religión. Hay cristianos que atacan y destruyen obras de arte porque les parecen blasfemas. Hay cristianos que ponen bombas a clínicas abortistas. Hay cristianos que apoyan a gobiernos dictatoriales que han torturado y asesinado a miles de personas. Había hasta muy poco, en el gobierno del país más poderoso del mundo, cristianos muy influyentes que creían que la guerra en Medio Oriente era el cumplimiento de una profecía bíblica, y que esperaban con fervor que el conflicto escalara hasta el Apocalipsis.

Hace sólo unas pocas décadas que muchos cristianos se unieron gozosamente al genocidio de los judíos de Europa, y apenas un par de siglos desde que los cristianos quemaron a la última bruja. El martirio es una tradición cristiana desde mucho antes de haber sido islámica; la diferencia pertenece a los recovecos de la historia, no a una estatura moral inherentemente más alta de los cristianos. Es una suerte, nada más, que para el cristianismo el suicidio activo no sea disculpable.

Cuando Dawkins habla de fe no hace distinción porque en verdad no la hay. Una mente humana cegada por la fe religiosa puede ser llevada a extremos. Generación tras generación de indoctrinamiento y aislamiento pueden producir horrores. El cristianismo tuvo suerte, podríamos decir, de ser atacado por el Iluminismo. El islam no contó con ese contrapeso.

martes, 17 de febrero de 2009

Alerta 73: Pare de sufrir

Uno no sabe si subtitularlo Chocolate por la noticia o El muerto se asusta del degollado, pero es evidente que la rapacidad de la Iglesia Universal del Reino de Dios ha llegado a tales límites que incluso medios evangélicos la condenan: Secta "Pare de Sufrir" se aprovecha de la crisis económica para atraer fieles desesperados, como afirma NoticiasCristianas.com.

El artículo sobre la IURD es devastador y no voy a agregar demasiado a lo que allí se dice. Como digo arriba, a algunos les parecerá hipócrita esta denuncia, dado que las iglesias evangélicas, todas ellas, han crecido exponencialmente en América Latina sobre todo entre los más pobres, al amparo de las condiciones económicas cada vez peores, y que todas ellas se sostienen con diezmos de sus miembros. Por otra parte, si vamos al caso, la Iglesia Católica se sostiene en casi todos lados con dinero del Estado. O sea que las iglesias evangélicas al menos tienen la decencia de autofinanciarse. No todos los fieles que diezman son autómatas con el cerebro lavado.

La IURD evidentemente utiliza tácticas más fuertes. No se trata aquí de un pastor de una congregación pobre que de pronto se viste bien, se compra un auto y se va de vacaciones; aquí tenemos una corporación gigantesca que compra edificios inmensos para convertirlos en templos, adquiere emisoras de radio y horas de aire en canales de TV, se expande meteóricamente a varios países en poco años, y produce en general tanto dinero gris que tiene que lavarlo de diversas formas.

¿Es una cuestión de grado o de calidad? La denuncia evangélica ¿es una expresión de genuina indignación ante un negocio turbio enmascarado como religión, o de mera envidia? Yo creo que es, ingenuamente, lo primero.

domingo, 15 de febrero de 2009

Devotos y peligrosos


Una semana antes de los eventos del 11 de septiembre de 2001… Dennis Prager, uno de los propagandistas religiosos más conocidos de Estados Unidos… me desafió en público a responder lo que llamó "una pregunta directa de sí o no"… Yo debía imaginar que estaba en una ciudad extraña al caer la noche. Hacia mí, debía imaginar, yo veía un gran grupo de hombres acercándose. Ahora bien, ¿me sentiría más seguro o menos seguro si supiera que esos hombres estaban regresando de un encuentro de oración? […] [Respondí:] "Por no salir de la letra B, he tenido esa experiencia realmente en Belfast, Beirut, Bombay, Belgrado, Belén y Bagdad. En cada caso puedo decir absolutamente, y dar mis razones, por qué me sentiría inmediatamente amenazado si creyera que el grupo de hombres que se me está acercando en el crepúsculo vienen de una ceremonia religiosa."

Christopher Hitchens, God Is Not Great (mi traducción)

sábado, 14 de febrero de 2009

El poder de la fe


La fe es suficientemente poderosa para inmunizar a las personas contra toda apelación a la piedad, al perdón, a los sentimientos humanos decentes. Incluso las inmuniza contra el miedo, si honestamente creen que una muerte de mártir las enviará derecho al cielo.

Richard Dawkins, El gen egoísta
(escrito en 1976... mucho antes de 2001)

viernes, 13 de febrero de 2009

La vida grandiosa tal como es


Así, la cosa más elevada que somos capaces de concebir, o sea la producción de los animales superiores, resulta directamente de la guerra de la naturaleza, del hambre y de la muerte. Hay grandeza en esta concepción de que la vida, con sus diferentes fuerzas, ha sido alentada en un corto número de formas o en una sola, y que, mientras este planeta ha ido girando según la constante ley de la gravitación, se han desarrollado y se están desarrollando, a partir de un principio tan sencillo, infinidad de formas las más bellas y portentosas.

— Charles Darwin, El origen de las especies

jueves, 12 de febrero de 2009

¡Feliz Día de Darwin!

Hace hoy exactamente 200 años que nació Charles Darwin, el naturalista inglés que legó a la humanidad la teoría de la evolución, que quizá sea el hallazgo científico más importante de la historia, porque nos explicó cómo, a partir del proceso de selección natural, un antepasado común a todos los seres vivos pudo transformarse hasta dar origen a la multitud de especies que vemos hoy en día, incluyéndonos a nosotros, los primates superiores conocidos como Homo sapiens.

También en 2009 (aunque en noviembre) se cumplen 150 años de la publicación de El origen de las especies, donde Darwin comenzó a delinear los hallazgos y observaciones acumulados pacientemente desde su juventud en forma de una teoría coherente, sabiendo plenamente que iba a traer controversia y escándalo. Porque lo que hacía la teoría de la evolución era demostrar que no hacía falta intervención de un agente sobrenatural, divino o de cualquier otra clase, para producir la inmensa diversidad de vida sobre la Tierra.

Richard Dawkins señala que, antes de Darwin, el creyente podía señalar el diseño de los seres vivos, exquisitamente adaptado a su hábitat y a sus costumbres, como prueba de la existencia de un Dios Creador que hubiese planeado hasta el último detalle de sus criaturas. La ciencia ya había descubierto la regularidad natural de los cursos de los planetas y las estrellas, había aprehendido las fuerzas naturales como la electricidad del rayo y los ciclos del agua; la astronomía había destronado a la Tierra como centro del universo, la medicina progresaba hacia la curación de enfermedades... Pero la biología se resistía. Los creyentes todavía podían insistir en que el mundo viviente era expresión directa de la voluntad de Dios y ver al hombre como pináculo de la Creación, especial y apartado del resto de los animales.

La evolución cambió todo eso. Desde que Darwin nos dio su teoría, podemos ser, como dice Dawkins, ateos intelectualmente satisfechos.

miércoles, 11 de febrero de 2009

Virtudes de la educación religiosa

"Las escuelas seculares no pueden ser toleradas nunca, porque tales escuelas no tienen instrucción religiosa, y una instrucción moral general sin base religiosa está construida sobre el aire; consecuentemente, todo el entrenamiento del carácter y la religión deben derivarse de la fe... Necesitamos gente creyente."

— Adolf Hitler, 1933, durante las negociaciones por el Concordato entre Alemania y el Vaticano.

martes, 10 de febrero de 2009

Demasiado agnosticismo

¿Cuán seguros de la inexistencia de Dios debemos estar los que nos autodenominamos ateos? Obviamente, no podemos estar 100% seguros de nada. Pero podemos estar 99,99999% seguros de un montón de cosas, y eso es normalmente suficiente para tomar las decisiones diarias de nuestra vida. No podemos estar seguros de que no caeremos y nos romperemos el cuello al bajar de la cama en la mañana, pero no nos quedamos en la cama por eso.

Por qué no soy agnóstico, por Victor J. Stenger
Traducido por Fernando G. Toledo para Sin Dioses

lunes, 9 de febrero de 2009

Hospitalidad o sodomía


Tengo dos hijas que todavía son vírgenes; voy a traérselas para que hagan con ellas lo que les plazca, pero a estos hombres no les hagan nada, pues han venido a hospedarse bajo mi techo.

Génesis 19:8 (habla Lot, el único hombre justo de Sodoma)

domingo, 8 de febrero de 2009

Religiones

"Ned, ¿has pensado en otras religiones? Todas son más o menos lo mismo."
— Reverendo Alegría, a Ned Flanders (Los Simpsons)

sábado, 7 de febrero de 2009

viernes, 6 de febrero de 2009

Estándares morales

"Yo pensé intervenir," dijo el primer oficial, "sólo que se me ocurrió que obviamente era mejor que el asesino pudiera ejercitar su libre voluntad en lugar de restringirla. Lamento profundamente las elecciones que hizo, pero ése es el precio de tener un mundo con agentes libres.

— De El cuento de los doce oficiales, de Mark I. Vuletic, traducido por Alberto Adventan

jueves, 5 de febrero de 2009

Lugares comunes sobre la clonación

¡Que comience esta abominación contra el Señor!
— Profesor Hubert J. Farnsworth, antes de activar su máquina clonadora para resucitar al perro de Fry, Seymour, fosilizado en dolomita. Futurama, temporada 4, episodio 7.

miércoles, 4 de febrero de 2009

Pecados bíblicos

Escena: el Reverendo Alegría y su mujer entran a la casa de la familia Simpson, donde Marge, angustiada, quiere consejo sobre su problema marital con Homero (al que echó de la casa). Marge les sirve un té en la sala de estar.
Reverendo (a Marge, en tono casual): Divórciate.
Marge: ¡Pero creí que eso era pecado!
Reverendo (señalando su Biblia): Prácticamente todo es pecado. ¿Has leído esto con atención? ¡Técnicamente es pecado ir al baño!

martes, 3 de febrero de 2009

Ser ateo y aceptarlo


Hoy en día hay muchos ateos que no saben o no aceptan que lo son. Muchas personas siguen con la tradición religiosa porque no quieren bancarse la dificultad de confrontar consigo mismos y con los demás, pero no creen realmente en dios.

lunes, 2 de febrero de 2009

Reposteado: Iglesia Católica y derechos humanos

La Iglesia Católica no ha firmado la Declaración Universal de Derechos del Hombre, y de los 103 convenios internacionales sobre derechos humanos, la Santa Sede sólo ha suscrito 10. — Vía Piensa... luego existe (visitar para más detalles)

domingo, 1 de febrero de 2009

Reposteado: Bautismo: efectos colaterales

Algo para que lean los que se lavan las manos diciendo "Yo soy católico pero no estoy de acuerdo con el Papa" o el más clásico "Yo creo en Dios pero no en la Iglesia". El énfasis y los links son míos. El texto completo contiene un desglose numérico preciso de la falta de representatividad real de la Iglesia Católica en Argentina.

Si estás bautizado, no importa cuán crítico seas de la institución católica. La Iglesia en tu nombre condena el aborto, la homosexualidad, boicotea los intentos del estado por generar una política de educación sexual, condena y se opone al uso y reparto de anticonceptivos, a la eutanasia, al divorcio. En nombre tuyo intenta censurar expresiones artísticas y como si fuera poco, gracias a tenerte entre sus integrantes, se asegura que el estado la sostenga y le otorgue privilegios especiales. No importa que pienses por cuenta propia, y tengas otras opiniones, ellos te usan para apoyar sus intereses.